palabradeparia

Just another WordPress.com site

Archivo para la etiqueta “Lluch”

Resistentes

Fenando Savater -el autor del adorado La infancia recuperada de mi juventud y de la carta al director publicada hace unos días en El País– lleva unos años, además de pesadito, un poco crecido. Sobre todo por la insistencia en que durante todos estos años de resistencia a ETA solo unos pocos de los resistentes han obrado de la manera correcta, convirtiendo casi automáticamente a todos los demás en poco menos que colaboradores necesarios, cuando no -por recuperar la maravillosa expresión con la que mi padre solía premiarme por la misma época en que leía la obra cumbre del filósofo donostiarra- en tontos útiles. Por supuesto, los resistentes correctos son los que representan algunas figuras de todos conocidas entre las que sobresale con luz cegadora la del propio Savater.
Excepto en el deseo de que ETA no vuelva jamás a matar, no se me ocurre la más mínima posibilidad de encontrar algo en común entre la hermana de Miguel Ángel Blanco -a sueldo del Partido Popular prácticamente desde el día del asesinato y una de las principales voceras de las tesis del mismo desde entonces- y, por ejemplo, las hijas de Ernst Lluch, de quienes desconozco si mantienen alguna actividad remunerada relacionada con la muerte de su padre. Y no dudo ni en lo más mínimo que habrá millones de españoles que se alinean con la figura de la chica Blanco. Pero estoy igual de convencido de que habrá otros muchos millones más cercanos a la posición de las chicas Lluch, reconociendo, eso sí, que a estas últimas se las oye muchísimo menos. ¿Por qué? Imagino que porque nadie ha pretendido hacer bandera política de sus posiciones a la búsqueda del deseado rédito electoral, algo que en los populares es tan evidente que se diría incrustado en su material genético. Y que es lo que sigue haciendo -ahora en un nada indisimulado apoyo a la figura de Rosa Díaz, la mujer que casi fue Zapatero-, a estas alturas, una respetadísima figura intelectual a la que ya sólo le falta añadir a su currículum el entorchado de colaborador en como se llame ahora El gato al agua, y eso si es que no lo ha hecho ya.

Navegador de artículos