palabradeparia

Just another WordPress.com site

Archivo para la etiqueta “corrupción”

¡Rajoy manda!

Lo de que el Madrid no puede perder otra Liga en Octubre se sabe desde Agosto Si, además, tiene que ganarla por decreto… se confirmará en los próximos meses.

Perla

…que se aplique también en Andalucía, de que (??????) él es también diputado, como yo…
(Celia Villalobos diputada del PP en funciones de Presidenta del Congreso, 24 de Septiembre 2013)

Gracias a la señora de Arriola (ese ente abstracto de inteligencia superior que se forró vivo -Bárcenas mediante- adelantándole al Figurante de las Azores cuál seria el comportamiento previsible de los españoles gracias a sus altos estudios sociológicos) ya sabemos una de las cosas que no resultan en absoluto imprescindibles para alcanzar el alto honor de ser presidenta del Congreso de los Diputados del Reíno de España, aunque sea sólo durante un ratito: hablar un castellano que no avergüence a sus oyentes.

(El corte completo, aquí con el momento cumbre a los 2 m 40 s)

El prestamista

Creo que la situación del rey es todavía peor hoy que antes de que se conociera la última novedad relacionada con las hazañas del matrimonio Urdangarín. Pero…¿es que no fue capaz de explicarle a su niña que si su semental quería vivir en un palacio lo que tenía que haber hecho no era casarse con ella sino dedicarse al fútbol? Y en vez de hacerlo, va y le presta el dinero… Vamos, se lo prestamos todos nosotros porque, que se sepa, Juan Carlos pluriempleado no está. ¿O sí?
¡República cuanto antes, de verdad, que si te salen incapaces por lo menos puedes echarlos!

Florentino hace limpieza

Un rencoroso sin poder es inofensivo. Un rencoroso como Florentino Pérez -máximo exponente de la cultura nacional del pelotazo que nos ha traído hasta donde justamente estamos- tiene un peligro difícil de imaginar. Ahora parece embarcado en vengarse personalmente de todos los que considera responsables de la rotura de su capricho favorito de estos últimos años: el incalificable Mou, el que originó la célebre pancarta del “dedo” que probablemente pasará a la historia como el gran hito del mandato del ladrillero venido a más. Ozil ya está en la calle. Casillas sigue en el banquillo. ¿El próximo? Lógicamente, Ramos, que pronto estará de viaje…

¡A Valencia!

Juntar justicia y Valencia en la misma frase tiene menos sentido que hacerlo con felicidad y Ciudad Juárez. Así que se entiende perfectamente el interés en trasladar a la comunidad en la que un jurado popular jamás condenará al expresidente Camps un caso en el que (al margen de las figuras tirando a patéticas de Urdangarín, su santa y -ahora, no se sabe bien si en calidad de prestamista o de suegro magnánimo- nuestro querido J. C. Primero de España y de Los Elefantes) los que aparecen pringados hasta las cachas son prominentes representantes del partido que mejor ilustra el país al que lo único que le falta ya es que una panda de irresponsables le conceda unas Olimpiadas la semana que viene…

Ecologistas

Parece que la que ya se conoce en los mentideros cercanos al poder como la guerra de Margallo está utilizando como pretexto la salvaje agresión al ecosistema de la Bahía de Algeciras por parte de malvados llanitos que arrojan inmensos e incontables bloques de hormigón para impedirles la pesca a media docena de salerosos compatriotas. Bueno, vale, algo había que hacer para darle a La Razón o al ABC un motivo para plantar en sus portadas unas buenas pedazo banderas de España y así, aunque sea apenas por unos días, darles un respiro de Bárcenas a sus lectores, a los que tan mal cuerpo se les pone cada vez que tienen que ir a votar, como siempre, al PP.
Lo que sí que tiene gracia del pretexto ecologista es que lo emplee un ministro del gobierno que acaba de ejecutar al amanecer lo poco que quedaba de la zapatera Ley de Costas, legalizando para las próximas cuatro generaciones lo que aquella ilegalizó condenando a decenas de miles de construcciones al derribo liberador de arenas y paisajes. Y modificando, de paso y casi como sin querer, las condiciones para las nuevas edificaciones de forma que en cuanto la crisis que ya se acaba se dé oficialmente por muerta los escasos paisajes que aun puedan quedar libres sean alegremente tomados al asalto por los habituales espabilados que cenan a la luz de las velas con el concejal de urbanismo de turno, generalmente del PP.
Como en su momento popularizo otro distinguido miembro de la misma secta, casualmente embajador en Londres en el transcurso de la misma operacion… ¡manda carallo!

Sobres

Por mucho que cierta prensa -que no hace falta especificar porque todos se la estarán imaginando- se dedique a echar mierda sobre el maquinista (que es un ser humano y que puede volverse loco en cualquier momento, como los columnistas que firman esas líneas infames a las que me refiero), la impresión que da todo este asunto es que la existencia de una vía férrea de alta velocidad que no obliga a frenar automáticamene a cuatro kilómetros de una estación a un tren que puede circular a más de 300 kilómetros por hora, sólo puede entenderse pensando que por alguna parte hay que ahorrar para pagar las comisiones que acaban repartidas en esos sobres color marrón de los que tanto se ha hablado últimamente.

¡Qué crack!

 Cuesta abajo, como en el tango, así es como vamos. Me preguntaba yo el otro día ¿y el Matas éste, cuándo entra en la cárcel? Quería ser una pregunta retórica pero ha resultado simplemente imbécil. Aquí, los políticos no van a la cárcel (salvo Barrionuevo, que nunca robó nada). Ni los empresarios. Ni los presidentes de clubs de fútbol, que a veces son lo mismo. ¿Y los banqueros? Esos no van ni a juicio.

Y el Matas, además, se queda con el palacete. Por el morro. ¡Qué crack!! Y ni siquiera le ha hecho falta usar la fórmula Gilito: morirse y largarse al Brasil. A este pájaro se lo han resuelto por lo legal. Bárcenas estará que no duerme… pero por el calor. Y aquí estamos los demás, esperando a que el Supremo le rebaje la pena a Del Nido a un par de cañas y un montado..
Este el el sistema que hemos permitido que se cree. Y parece que ya es demasiado tarde para destruirlo…

Sri Lanka

No puede ser casualidad. Que más o menos a la misma hora en que Bárcenas visita al juez Ruz, se pone una corbata prestada por su abogado -los detalles humanos son los que encandilan a las masas, bien que lo sabían los padres del folletín- y efectúa el definitivo (mientras Pedro J. no decida lo contrario) tirón de la manta que hundirá a Rajoy para dar paso a Esperanza Aguirre hacia las más altas cumbres de la nación, justo en ese mismo momento, un juez sevillano decida que ha llegado el momento de encontrar el cadáver, ¡por fin!, de Marta del Castillo. Y ahí tenemos a toda la televisión matinal en pleno tirando de teleobjetivo para enseñarnos al padre de la niña apartando unas ramas para que pase lo que parece un triciclo oxidado con una especie de portátil encima atado con una cuerda, mientras la Ana Rosa de guardia este caluroso lunes de julio nos explica emocionada que la cosa se llama geoescaner o algo todavía peor.
Metidos ya en esta dinámica no creo que nadie se extrañe si dentro de unas semanas, cuando el único periodista de España que ha conseguido comprarse un chalet con playa privada en Mallorca decida que ha llegado la hora de que Bárcenas protagonice el siguiente episodio de su culebrón particular, el programa matinal de Antena 3, el de las marujas, nos salte a la cara con la exclusiva mundial de que Antonio Anglés podría haber sido visto -vivo, claro- en… ¿en Sri Lanka? ¿por qué no? ¡…en Sri Lanka!.

La pregunta

Hay una pregunta terrible que debe responderse para entender lo que ha pasado con los fondos ilegales del PP estos últimos veinte o treinta años. Pero no se la hacen porque les horroriza saber la respuesta. La pregunta es: ¿los cien millones de euros que debe de haber acumulado Bárcenas en estos años son el lógico tres por ciento de lo que el Cabrón y sus predecesores en la tesorería recaudaron para el partido en ese periodo.. o los sobresueldos que repartían a los altos cargos son el tres por ciento de lo que de verdad le han estado robando?

Navegador de artículos