palabradeparia

Just another WordPress.com site

Archivo para la etiqueta “Cataluña”

Combustible

Parece que algunos ven esta sentencia del Tribunal Constitucional como un triunfo de no se sabe qué… ¿la España eterna, quizás? Lo que de verdad parece es que lo único que le falta al nacionalismo catalán es que periódicamente lo espabilen con nuevo combustible. Salvo que se trate precisamente de eso, claro está.

Cataluña según Vargas Llosa

Parece que el artículo de Vargas Llosa, publicado en El País, en el que el Nobel de Literatura ofrece al universo todo sus reflexiones sobre la cuestión catalana está provocando ciertas reacciones. No puedo comentar nada al respecto porque si me cuesta ya -y desde hace ya muchos años- leer una novela del agraciado limeño, ni se imaginan lo que me pasa cuando se trata de que el morenazo venido a cano exprese sus opiniones políticas..
Para entenderme bien conviene no olvidar que estamos hablando del hombre que, hace ya unos cuantos años, reunió en una inmensa plaza a millones de inditos peruanos y estuvo durante horas explicándoles lo que podía hacer por ellos el neoliberalismo, tan en boga en el momento en que sucedieron los hechos, en pleno apogeo posreaganita. Lo escucharon respetuosamente, los inditos, sin dar la más mínima señal de impaciencia, como es propio de los naturales del altiplano, y al terminar un representante de los congregados se dirigió a él con voz muy queda, casi como pidiendo perdón, y le dijo más o menos lo que sigue:
– Nos ha gustado mucho, don Mario, todo lo que nos ha dicho. Y nos lo ha explicado todo muy bien para que lo entendiéramos sin equivocarnos. Pero, con todo respeto, don Mario, y con su permiso, si no le importa, ¿sabe, don Mario…? que nosotros, usted perdone, pero votaremos al chinito…
Con las consecuencias que todos seguro recordarán.

El error del 12O

catespSi la unidad de España depende del cerebro de los convocantes de la manifestación del día no apostaría un duro por ella.

En lo que respecta a las manifestaciones independentistas catalanas, hasta la fecha los sospechosos habituales (Jiménez Losantos, Pedro J. Ramirez, el director de La Razón a través del guasá, Ussia, la TDT y otros muchos fáciles de imaginar) se han agarrado a la idea de que lo único que demuestran dos millones de independentistas gritando sus reivindicaciones en las calles es que hay cinco millones de residentes en Cataluña que se sienten más españoles que el anís del Mono, que ya es sentirse español. No merece la pena perder el tiempo rebatiendo tan peregrino argumento: baste con considerar que según esa extraña teoria España habría sido un país comunista los cuarenta años posteriores a la guerra civil porque es evidente que más de 30 millones de españoles jamás fueron a ninguna manifestación en la Plaza de Oriente con el objetivo de jalear al enano uniformado con voz de pájaro pito.

El error surge al organizar una manifestación como la de hoy en la que hasta el eslogan de la convocatoria parece diseñado adrede para crear confusión. Porque ¿qué se reclama con la frase “Som Catalunya, somos España”? ¿Se pretende, quizás, dotar a Cataluña de una especie de forma jurídica desconocida hasta la fecha y convertirla en un extraño estado con doble nacionalidad en el que los ciudadanos disfruten de dos pasaportes que puedan utilizar a su gusto según la frontera por la que salgan?

Poque una vez convocada, ya no hay vuelta atrás. Desde mañana, y por mucho que la guerra de cifras que empezará dentro de un rato nos haga partirnos de risa, el mito de los cinco millones de españolistas se acabó. Y ¿ahora…?

Nadie duda que en Cataluña residen multitudes inmensas de personas que se sienten españolas y catalanas más o menos por igual. Lo que interesa es saber qué harán si un día tienen que elegir una papeleta con la que se decida en cuál de las dos cosas se convierten para el resto de su vida. La mayoría, muy probablemente, ni lo sabe ahora mismo. Pero para eso sirve un referéndum: para saberlo. Todo lo demás, manifestaciones, encuestas, proclamas, amenazas, no son mas que trucos baratos para salir un rato en el telediario.

Navegador de artículos