palabradeparia

Just another WordPress.com site

Archivar en la categoría “Información”

Acento

Lo de El Nuevo País ya apesta desde hace meses. si no años. Pero, pese a ello, todavía resultaba difícil de imaginar que fueran capaces de publicar un suelto como el acento de ayer viernes en el que, de forma obviamente anónima y con el aparente propósito de comentar la peculiar situación interna que afecta a la familia LePen en Fancia, incluyen de sopetón un párrafo final que no se sabe muy bien qué pretende. O sí, si pensamos un momento en que la empresa que fundara Polanco cuando todos éramos jóvenes ya solo aspira a sobrevivir un día más vendiendo sus servicios a quien mejor pague.

Anuncios

Monederos

La verdad es que no acabo de entender muy bien del todo la casi obsesiva preocupación de la práctica totalidad de los medios de comunicación nacionales (con El Nuevo País como llamativa avanzadilla de ataque) con los cuatrocientos mil euros de nada obtenidos por un joven Monedero mucho antes de la creación de Podemos.

Sobre todo, si se la compara con el absolutamente nulo interés de los mismos medios en investigar, por ejemplo, las ingentes cantidades de dinero que debe de haber ingresado en los últimos años el expresidente Aznar, proveniente de las cinco esquinas del globo y todo ello acumulado con posterioridad a su aparición en la parte derecha de una foto célebre por la que España pagó el precio más alto que se pueda imaginar.

El Sexto doblado

Se hace especialmente irritante escuchar y leer en todos los medios de comunicación, tanto oficiales como asimilados (que tras la reciente abducción del complejo El País/Cadena Ser son prácticamente todos) la cantidad casi obscena de especialistas de alta cualificación que el gobierno ha dispuesto para evitar incidentes durante la inminente coronación del hijo de ateniensa y romano que mañana pasará a ser rey (como Don Favila, el que se comió un oso, o Carlos II, el que se comió la sífilis) de todos los españoles, y el que no quiera que se joda.
Al parecer, en el mismo momento en que una chiquilla aparezca por el centro de Madrid -y “centro” debe entenderse en sentido amplio, desde Alcobendas a Vallecas, para que no haya confusiones luego- ondeando, por ejemplo, una bonita bandera republicana pasará, la chiquilla, a estar inmediatamente en las mirillas de ni se sabe cuántos cientos de tiradores de élite preparados (y pagados) especialmente para la ocasión. Que no le pase nada a la pobre…
A nosotros, esto nos pasa por vagos. Por acojonarnos en 1977, cuando nos contaron que aceptar al Rey que Franco decidió dejar en su puesto para que ni uno solo de sus seguidores pagara por cuarenta años de crímenes y latrocinio institucionalizados, era inevitable si queríamos evitar males mayores. Con lo fácil que hubiera sido aceptar la guerra que nos proponían y, por una vez, ganarla para variar.
Y nos pasa, sobre todo, por acomodarnos una vez aceptado el chantaje. En veintiún años de gobiernos de izquierda, algunos con mayorías absolutas jamás vistas, ¡anda que no ha habido ocasiones de reformar la Constitución! Hasta se podría haber aceptado una especie de apaño por el que una vez restaurada la República se le permitiera al Rey Juan Carlos completar su reinado en agradecimiento a ciertos supuestos “servicios a la democracia” prestados en una noche de tanques y transistores que olvidamos demasiado deprisa. Luego llegó la UE, los AVEs, la barra libre de langostinos… y los políticos responsables de lo que va a pasar mañana mismo prefirieron dedicase a otras prioridades: Felipe lo explicará -o no- algún día en sus memorias, si no está muy entretenido con la cerámica y los bonsais.
Ahora toca lamentarse. Y esperar que los chicos de élite no salgan mañana a trabajar demasiado motivados por la Cifuentes, la Esperanza Aguirre de juguete que pronto nos hará recordar a la original como alguien en realidad tan entrañable como un gremlin.
Lo que ya no tiene arreglo es que al Sexto, reconozcámoslo, nos lo han metido doblado.

no falla: pides referéndums y te dan encuestas.

Los sextistas

Es fascinante comparar la absoluta indiferencia (a excepción de los taurinos, que son otro ganado y nunca mejor dicho) con la que la calle ha acogido el cambio de cabeza rectora de nuestro flamante y modélico sistema monárquico con el entusiasmo cuasiorgásmico mostrado por los medios masivos de comunicación (los que pertenecen a las dos empresas y los de los gobiernos del PP), entregados de bruces al sextismo -llamarlo felipismo nos obligaría a demasiadas aclaraciones, muchas veces enojosas- aún antes de su oficial instauración. Otra prueba más, por si hacía falta, del país de mentira que hemos permitido que nos construyan media docena de “florentinos” a los que ya nunca nos sacaremos de nuestras vidas ni aunque inventemos -¡a buenas horas!- algo que podría bautizarse como la guillotina digital.

La Gago

Casi diez días después del asesinato de la presidenta de la Diputación de León por parte de dos compañeras del Partido Popular, los medios de comunicación controlados por el partido en el gobierno (prácticamente todos, tras la reciente abducción de El País y la Cadena Ser) han conseguido convertir a una modesta policía municipal, al parecer no afiliada al club de los que lo manejan todo, en la única responsable de lo sucedido. Previamente la han convertido en implacable lesbiana, lo que la transforma directamente en peligrosa roja porque, como todo el mundo sabe, no existe el lesbianismo en el partido de Loyola de Palacio, Rita Barberá y María Dolores de Cospedal. Sólo falta que el yonqui que le vendió la pistola a las asesinas de primera hora aparezca en una foto participando en la Fiesta de los Comuneros de Villalar a finales de los años 70 para que se cierre el círculo y Ussía comente en su columna, como sin querer, que la “señorita” (así, con comillas) Gago entró en la policía coincidiendo con los años de presidencia de Rodríguez Zapatero que, como todo el mundo sabe también, ¡es de León!

Periodismo de investigación

Ha sido descartarse definitivamente el proyecto de Eurovegas y enterarse el ABC del tipo de mafioso con el que ha estado años negociando la baronesa Aguirre…

Panfleto

El artículo sobre antisemitismo publicado ayer en El País oculta lo más interesante hasta justo el término de su lectura. A saber: que el autor es director ejecutivo del Comité Judío Americano, que no sé muy bien lo que pueda ser eso pero tampoco es tan difícil imaginárselo. Se me ocurre que, aunque es norma habitual colocar la firma de los artículos al final de los mismos, en casos muy especiales, como éste, podría hacerse una excepción. Porque no es lo mismo que te informen de que vas a leer un panfleto sionista antes de hacerlo que enterarte de que acabas de leerlo justo cuando teminas de acabarlo. Y más teniendo en cuenta lo que cuesta el minuto de vida, para no perderlo…

¡Apunten…!

Arantza Quiroga, mujer salida del pueblo y hecha a sí misma, detenta en estos momentos la presidencia del Partido Popular del País Vasco, la comunidad en donde más militantes del partido que conduce España hacia nadie sabe dónde aunque muchos lo sospechan, han perdido la vida a causa de la actividad de ETA. Perteneciente al ala del partido que considera que el preservativo es pecado, y mortal además, desconozco si es de los miembros del staff pepero a los que les ha tocado ir o no ir a la manifestación de mañana domingo “contra todo” y que, para disgusto de los asistentes, no será en la Plaza de Oriente, con lo que debe poner gritar “Zapatero con tu abuelo” en el mismo lugar en que su asesino recibía periódicamente loores desenfrenados de los fieles adictos.

El caso es que a la buena de Aranxta, tan piadosa, ayer se le ocurrió destaparse con unas declaraciones en las que más o menos venía a decir que acatar la decisión de Estrasburgo podía ser lo correcto. Y esta misma mañana, cuando aún no han pasado 24 horas y justo la víspera de la mani a la que probablemente termine acudiendo la rubia lideresa, Libertad Digital -la página de Internet en la que Jiménez Losantos complementa sus celebérrimos fusilamientos matinales contra cualquiera que ose apartarse lo más mínimo de la línea politica de la derecha española que decide personalmente él mismo- la saluda con esta noticia.

En el más puro estilo “sabemos donde vives y nos hemos quedado con tu cara, bonita…” que tan bien practica aquel joven pelilargo que presumía de progre -y ni así conseguía ligar- en la Barcelona setentera de Jaume Sisa y unos jovencísimos Nazario, Ocaña y Mariscal.

Salud mental

Los psiquiatras que estudian al fulano que en el día de ayer viajó desde Cuenca hasta Madrid, irrumpió con engaño en el domicilio familiar de Bárcenas, amarró a su esposa e hijo y les exigió la entrega de sus célebres pendrives, todo ello para “salvar a España”, según sus propias declaraciones, se centran ahora en concretar si al detenido se le fue la pinza definitivamente antes o después de comenzar a ver todas las noches El gato al agua, o como se llame ahora su reedición en la cadena episcopal que tanto contribuye cada noche a la desaparición de la poca salud mental que le va quedando a los españoles (véase también la entrada ¡Que Dios no lo quiera!)

Navegador de artículos