palabradeparia

Just another WordPress.com site

Archivo para el día “septiembre 3, 2013”

El Nobel de la Vergüenza

Desconozco las normas por las que se rige la concesión del Premio Nobel de la Paz que cada año otorgan distinguidos prohombres y, supongo, también promujeres, siendo Noruega el país del mundo en el que más extendida parece la igualdad de sexos en todos los aspectos de la vida cotidiana. Pero, aunque las desconozca, imagino que a los miembros del Comité Nobel del parlamento noruego se les habrá pasado por la cabeza, alguna vez, la posibilidad de que su elección pudiera demostrarse con el tiempo un error grave, flagrante, de dimensiones universales, tal y como el que cometieron hace cuatro años cuando, en un gesto que ahora se demuestra como altamente irresponsable y precipitado (y algunos ya lo avisamos, pensando entonces cosas como “¿Pero antes tendrá que hacer algo, no?”) tuvieron la ocurrencia de conceder el prestigioso galardón al recién nombrado presidente de los Estados Unidos al que cada día más vamos conociendo como Mulatito de Honolulú.
Eso ya no tiene arreglo. ¿O sí? ¿Se le puede retirar el premio? ¿Se ha hecho alguna vez? Y las normas que citaba al comienzo, ¿qué dicen al respecto? Como es posible que no sea posible -vamos, que el Nobel de la Paz se conceda a perpetuidad– se me ocurre que al menos los noruegos y noruegas podrían tener un gesto para con los avergonzados del mundo entero, entre los que obviamente me encuentro. Podría bastar con un comunicado, algo sencillo, algo tan simple que, si están muy ocupados con la campaña electoral del país de los fiordos, yo mismo podría redactarles, por evitarles trabajo nada más, no con ánimo de enseñarle nada a nadie, faltaría más…
¿A ver qué les parece esto? “El Comité Nobel del Parlamento de Noruega, con la autoridad que cree proporcionarle haber concedido el Premio Nobel de la Paz 2008 al Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Hussein Obama, y ante los inquietantes anuncios que se vienen produciendo en las últimas semanas, ruega al galardonado que explore intensamente hasta la última posibilidad de evitar un conflicto armado que tan poco se compadecería con el premio que en su momento le otorgamos. Unimos nuestro deseo al de millones de personas de buena voluntad del mundo entero que piensan que las únicas guerras válidas son aquellas contra el Hambre, la Injusticia y la Violencia y que, como expresara en su momento el nunca suficientemente recordado John Lennon, creen que siempre, pero ¡siempre!, hay que darle una oportunidad a la Paz.” [fin del comunicado]
(Nota: Si alguien cree que hay demasiadas mayúsculas en el texto redactado, pueden quitarse algunas. Por ejemplo, las de las palabras barack, hussein, obama, presidente, estados, unidos y américa.)

¡A Valencia!

Juntar justicia y Valencia en la misma frase tiene menos sentido que hacerlo con felicidad y Ciudad Juárez. Así que se entiende perfectamente el interés en trasladar a la comunidad en la que un jurado popular jamás condenará al expresidente Camps un caso en el que (al margen de las figuras tirando a patéticas de Urdangarín, su santa y -ahora, no se sabe bien si en calidad de prestamista o de suegro magnánimo- nuestro querido J. C. Primero de España y de Los Elefantes) los que aparecen pringados hasta las cachas son prominentes representantes del partido que mejor ilustra el país al que lo único que le falta ya es que una panda de irresponsables le conceda unas Olimpiadas la semana que viene…

Navegador de artículos