palabradeparia

Just another WordPress.com site

Philip K. Dick

Las exigencias, sugerencias o insinuaciones de todo tipo de patronales, ministros, comisarios europeos y demás chusma respecto al camino hacia donde deberían dirigirse las futuras reformas del mercado laboral cada vez dejan menos dudas. Parece una mala película de ciencia ficción, pero el horizonte final es algo que se viene desarrollado implacable desde hace ya 30 años. El objetivo: apenas un uno por ciento de espabilados disponiendo a su antojo del resto de la humanidad a cambio de un poco de mala comida, ropa de ínfima calidad con la que cubrirse y un triste cubículo en el que descansar un rato hasta la jornada siguiente, que no se sabe a qué hora exacta empezará, pues dependerá de las necesidades del amo-patrón-explotador. Ni Philip K. Dick en una noche depre llegó tan lejos…

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: