palabradeparia

Just another WordPress.com site

El headhunter

Karin, el residente ceutí que aparece en la foto, ya no es un hombre libre. 

Según El País  lleva detenido un par de semanas, acusado de haber provocado la muerte de una docena de correligionarios al conseguir que emplearan sus propias vidas como arma letal para combatir al sangriento régimen sirio que Occidente no acaba de decidirse a derribar. Y se me ocurre preguntarme: de haberse realizado el mismo encargo (reclutar bombas humanas dispuestas a inmolarse para exterminar a los enemigos de sus creencias), a una de esas agencias de cazatalentos que, con sedes en Londres o Nueva York, proporcionan personal superespecializado de altísimo rendimiento a empresas mutinacinales punteras de los países más avanzados, ¿cuántos millones de euros y/o dólares hubieran debido invertirse en los sueldos de los elegidos? Seguro que algo tan desorbitado que hasta resulta difícil de imaginar. Y este genio, el Karin, los ha conseguido con un par de charlas, un vídeo mal grabado y un par de versículos de un libro más antiguo que las castañas en Noviembre. Y aún habrá quien dude que existe un arma muchísimo más peligrosa que el dinero a la que dejamos actuar impunemente cada día entre nosotros. Seguro que adivinan cuál es…

.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: